Cómo mejorar la CV de la Artrosis

rehuma01

Si Usted padece artrosis en alguna de sus articulaciones, le interesa este artículo, que es un resumen y adaptación del publicado por el Dr. Ponce Vargas en la Revista RHEUMA, y que sigue gozando de una rabiosa actualidad. El artículo trata de aquellas medidas coadyuvantes no farmacológicas que resultan fundamentales para mejorar la calidad de vida de los pacientes con artrosis y constituyen la base de su tratamiento.

 

COMO MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA EN LOS PACIENTES CON ARTROSIS

rehuma2

La artrosis es la enfermedad del aparato locomotor más prevalerte y la causa más común de discapacidad y limitación de la actividad en las personas ancianas. Se asocia a un deterioro importante de áreas conexas a la calidad de vida (deambulación, movimiento, cuidado corporal, comportamiento emocional, descanso nocturno, actividad doméstica y trabajo), quedando una vida limitada desde el punto de vista personal, familiar.

A pesar de su frecuencia y el grado de conocimiento que sobre la artrosis tenemos, los tratamientos disponibles son limitados, por ello las medidas no farmacológicas resultan fundamentales para la mejora de la calidad de vida del paciente.

El peso que sobre la calidad de vida puedan tener las dimensiones o estados de la esfera psicoafectiva y física (restricción de la movilidad), social (vida de relación) y cognoscitiva (autopercepción de la enfermedad y la salud) hacen que la calidad de vida sea distinta en unos y otros. Pues, cada individuo otorga a cada uno de estos aspectos una importancia variable en función de su edad, sexo, y nivel cultural. La valoración de la calidad de vida por el paciente resulta fundamental, si tenemos en cuenta que los pacientes del aparato locomotor frecuentemente son valorados al menos por cuatro médicos (médico de cabecera, traumatólogo, reumatólogo y rehabilitador) y sin embargo, es frecuente que cada uno de ellos pasemos por alto su entorno, sus circunstancias sociales y su problemática laboral que, indiscutiblemente están ligadas a su enfermedad. No deberíamos olvidar, que PACIENTE es igual a enfermedad + la persona, y que cada persona requerirá una explicación distinta de su enfermedad y unas ayudas técnicas y físicas en función de las limitaciones que provoque la enfermedad

El tratamiento no farmacológico comprende: La educación de usted y su familia acerca de los aspectos psicológicos y sanitarios de la enfermedad que le afecta, además de un conjunto de medidas físicas y de ayudas técnicas para llevar mejor su enfermedad. Conocerlas le ayudara a tener una mejor calidad de vida.

¿Qué habrá de tenerse en cuenta antes de diseñar un programa personal para mejorar su calidad de vida?

Si el tratamiento farmacológico de cualquier paciente ha de individualizarse en función de las patologías que le afecten y otras medicaciones que esté tomando, las medidas no farmacológicas deberán individualizarse en función de:

  1. La localización que tenga su artrosis (mano, cadera, rodilla, etc.)
  2. El estadio radiológico y funcional de su artrosis (mayor o menor daño estructural)
  3. La fase clínica por la que esté pasando (dolor mecánico o inflamatorio)
  4. y las aspiraciones vitales que usted y quienes le rodean desearían.

¿Como?

  1. Educando a usted y su familia
  2. Mejorando su movilidad
  3. Minimizando su discapacidad
  4. Controlando el dolor y otros síntomas

Educando a usted y su familia

Muchas personas comparten la creencia de que la artrosis es una enfermedad crónica dolorosa e incurable, y en la que no podemos hacer nada para mejorarla. Esto no es cierto: Cuanto más pronto acuda a su médico mejor pronóstico tendrá su dolencia. En mi práctica clínica he podido observar como pequeñas mejoras en la discapacidad de los pacientes, puede llevar a ver la vida desde otra perspectiva, lo que refuerza el aforismo “para quien no tiene nada, un poquito puede ser bastante”.

Las charlas, conferencias y jornadas que organizan las asociaciones de pacientes, los servicios de reumatología, las clínicas privadas, ó las Ligas reumatológicas mejoraran a corto y a medio plazo el grado de conocimiento sobre su enfermedad, los fármacos que se deberán de utilizar y la adquisición de nuevas habilidades que optimizarán el control de sus síntomas. Pregunte habitualmente a su reumatólogo o consulte con frecuencia www.doctorponce.com para mantenerse informado de reuniones y jornadas enfocadas para paciente. Es interesante el conocimiento que obtenga sobre: medidas posturales, como proteger sus articulaciones, o las recomendaciones dietéticas al objeto de evitar el sobrepeso.

Como proteger las articulaciones

rehuma3

Es necesario que se conciencie en el control a diario de las sobrecargas articulares que realiza, puesto que las mismas pueden agravar y hacer progresar de forma más rápida el deterioro del cartílago.

Algunas de estas medidas son: Evitar subir y bajar escaleras, es mejor siempre que pueda utilizar el ascensor y andar sólo hasta que le limite el dolor. No llevar pesos en los brazos.

Evite una manipulación excesiva en las actividades laborales, domésticas o en la vida diaria. En algunos casos su médico puede ponerle en contacto con un asistente social para que le tramite la posibilidad de un ayudante doméstico para la realización de las tareas más pesadas.

Medidas posturales

rehuma4

Evite mantener las rodillas flexionadas totalmente, arrodillarse o ponerse en cuclillas. Cambie de postura frecuentemente, sobre todo si esta sentado.rehuma5

Aprenda como ha de agacharse a coger objetos, sentarse o planchar. Duerme como mínimo ocho horas y haga descansos a lo largo de la jornada doméstica.

Si usted tiene un flexo de rodilla, es conveniente extender las rodillas sobre un taburete al menos media hora dos veces al día. Si existe una tendencia al flexo de rodilla es útil colocar un peso de dos o tres kilos alrededor de las mismas a modo de alforjas.

En los casos de coxartrosis avanzada, la flexión durante media hora en decúbito prono tiene como objeto evitar las contracturas en flexión de esta articulación.

Evite en lo posible las posturas mantenidas y prolongadas como estar de pie, cruzar las rodillas, permanecer sentados mucho tiempo, etc.rehuma6

Si va a viajar en automóvil un trayecto largo, es recomendable realizar descansos cada dos horas para “estirar las piernas”.

Existen posturas que usted puede adoptar de forma inconsciente para aliviar el dolor, como flexión y rotación externa de la cadera o el colocar almohadas o cojines bajos las rodillas durante el descanso, sepa que estas posturas son perjudiciales.

 

Corrija el sobrepeso

 

Sabemos que la obesidad esta íntimamente relacionada con la artrosis de rodilla y de cadera. Por ello es conveniente que reduzca su peso. Esta medida resulta esencial, y puede ser apoyado por psicoterapia de apoyo, la realización de ejercicios aeróbicos y por su reumatólogo. (consulte en esta web algunos consejos para reducir de peso)rehuma7

Si esta pendiente de ser intervenido quirúrgicamente por causa de su artrosis, su obesidad puede llegar a contraindicar la intervención. Resulta fundamental que usted reduzca de peso de cara a obtener unos óptimos resultados posquirúrgicos.

La reducción de cinco a ocho kilos, produce por sí dola un alivio del dolor y otros síntomas.

Terapia ocupacional

Si usted se encuentra recluido bien en un hospital, bien en su domicilio y no tiene actividad laboral ni doméstica, es recomendable que realice alguna actividad ocupacional. Esto le vendrá bien desde el punto de vista psicológico y funcional de sus articulaciones.

Si usted, aún desarrolla alguna actividad laboral, es conveniente que aprenda técnicas de ergonomía articular en su trabajo o que busque adaptaciones en su puesto de trabajo o domicilio que minimicen su artrosis.

Apoyo sanitario mediante llamadas telefónicas

rehuma9No resulta extraño que se haya llegado a utilizar este dispositivo de comunicación para darle información de su proceso, de los resultados analíticos o el cambio de medicación. Este es un procedimiento habitual en nuestra Clínica, de esta forma usted podrá ahorrar en tiempo, viaje y gastos. Esta medida ha demostrado en estudios bien planteados, mejorar la calidad de vida del paciente, reduciendo el número de visitas, y resulta útil en aquellos pacientes alejados de la clínica o que disponen de poco tiempo libre.

 

 

Algunas recomendaciones dietéticas

rehuma22

Existen algunos estudios que con una base teórica han aconsejado la suplementación dietética con antioxidantes (vitaminas C, E y carotenos) y vitaminas del complejo B, A ó D. Sin embargo, en el momento actual no existen evidencias científicas que me permitan recomendarle algún tipo de dieta o alimento de reconocida eficacia en la mejora de su artrosis. Aparte de la reducción de peso y el equilibrio calórico, ningún régimen dietético ha demostrado contribuir a detener la artrosis. Existen algunos estudios bien planteados que han utilizado la gelatina alimentaria como fuente de colágeno y los aceites insaponificables de aguacate al objeto para evitar el progreso de la artrosis, no obstante, se precisan estudios con un mayor número de pacientes, más prolongados en el tiempo y contrastados por otros grupos investigadores para que esta recomendación se encuentre avalada por la evidencia cientítifica.

Tratamientos complementarios

rehuma11

En base a los estudios realizados publicados en este campo y mi experiencia personal, le recomiendo tres tratamientos complementarios eficaces en la artrosis: La balneoterapia, el quiromasaje y la acupuntura.

A pesar que nuestro país tiene grandes recursos hidrológicos los tratamientos mediante Balneoterapia se encuentran poco extendidos. Nuestra página dispone de un link con la Asociación Nacional de estaciones termales, o la  Gúias de balnearios españoles donde podrá recoger la información acerca de los balnearios disponibles por comunidades autónomas, las características de sus aguas y los servicios que ofrecen. Existen estudios controlados y aleatorizados en pacientes con artrosis que demuestran que tras tres semanas de balneoterapia se mejora el dolor, el deterioro funcional y la calidad de vida, a la vez que se reduce el consumo de analgésicos.

En esto puede contribuir: Las distintas aplicaciones del agua caliente sobre las articulaciones, que mejorarían el dolor y la movilización. No existen evidencias sobre que el contenido químico del agua sea terapéuticamente uno más pertinente que otro.

Otra medida que le recomiendo es el quiromasaje. Dicho tratamiento no esta incluido en nuestro Sistema Nacional de Salud y, por tanto algunos pacientes lo utilizan a en el ámbito particular como medida de alivio del dolor, principalmente de espalda. La clínica dispone de personal experto en el masaje para paciente con artrosis. Este tipo de terapias ha sido analizada mediante meta-análisis de ensayos clínicos controlados efectuados en el control del dolor lumbar, concluyendo que el beneficio obtenido es a corto plazo, principalmente en los dolores agudos, a medida que el dolor es más crónico se obtienen perores resultados. Es importante evitar el progreso del dolor y la reiteración de círculos viciosos que cronifican el dolor.

Mejorar la movilidad de las articulaciones

En muchas de las articulaciones donde se ha instalado la artrosis, se provoca deformidad, dolor, pérdida de la musculatura y limitaciones en los arcos de movimiento. Las intervenciones que se realicen para mejorar la movilidad deben ir enfocadas en aliviar el dolor, mejorar la funcionalidad articular y recuperar la fuerza. Son de ayuda en estos casos:

rehuma121.   Ejercicios pasivos, isométricos o de contrarresistencia. Estos alivian el dolor y la rigidez e incrementan la fuerza muscular, mejorando la movilidad. Sus efectos son valorables a corto plazo. Sin embargo, para obtener unos efectos prolongados es necesario adoptar estas medidas de forma habitual y en su domicilio. Es preciso que usted sea constante. Los ejercicios recomendados dependerán de la localización de la artrosis y las limitaciones que genere en su articulación. Ejercicios de fortalecimiento de cuadriceps, flexionar y extender las rodillas, tanto tendido boca arriba como sentado, o mantener la extensión de la pierna y elevada del plano unos 10-15 centímetros durante un minuto son algunos de los ejercicios recomendados en la artrosis de miembros inferiores. Como norma general, ningún ejercicio debe provocarle dolor durante su práctica o en las horas siguientes a su realización. Los ejercicios no deberán realizarlos en las fases inflamatorias de la enfermedad, durante estas fases debe reposar y complementar su recuperación poniendo en su articulación frío o electroterapia.

2.   La termoterapia (aplicación de calor local), puede beneficiarle aplicándola antes de la realización de ejercicios, al objeto de aumentar el recorrido articular previa a la realización de los ejercicios. El calor en cualquiera de sus formas de aplicación, va a ser beneficioso en el alivio del dolor y la rigidez muscular. El calor superficial resulta fácil de administrar en su propio domicilio en forma de bombilla de infrarrojos, duchas de agua caliente, bolsas de agua caliente, manta eléctrica. El calor profundo, en forma de onda corta, ultrasonidos o baños de parafina, requerirá de un servicio especializado, pero puede resultarle más útil en algunos casos. durante la practica de los ejercicios

3.   Crioterapia o la aplicación de frío en forma de bolsas de agua fría, duchas, geles o spray  puede serle útil en las fases de dolor inflamatorio, cuando su articulación se encuentra caliente y dolorida, o bien después de terminar los ejercicios. Con la aplicación del frío se reducirá el flujo sanguíneo de la zona tratada e igualmente, se obtiene un bloqueo de las sensaciones dolorosas.

4.   Actividades deportivas independientes a los ejercicios realizados terapéuticamente pueden mejorar su bienestar. En general, están contraindicados los ejercicios físicos violentos. Actividades como caminar media hora por terreno llano y con zapato cómodo, el yoga o el tai-chi pueden ayudar a mejorar su calidad de vida. Estas actividades han demostrado en estudios a corto y medio plazo reducen la incidencia de caídas, aumentan la fuerza de miembros inferiores y aumentan la flexibilidad.

Minimizando su discapacidad

rehuma10Es frecuente que la artrosis ocasione un menoscabo y discapacidad para desempeñar actividades de la vida diaria como caminar, bañarse, vestirse, asearse o comer. Para valorar estas discapacidades existen cuestionarios de salud, y de calidad de vida globales y para la artrosis que su reumatólogo podrá utilizar en su caso.

Con el objeto de disminuir algunas de las discapacidades que pudiera originarle su artrosis, le oriento sobre una serie de ayudas técnicas en cada una de las áreas de la vida diaria. Estas ayudas pretenden devolverle su autonomía individual, permitiéndole participar en actividades domésticas, sociales, profesionales y recreativas. Antes de usarlas, deberá ser adiestrado en su utilización. Algunos de estos dispositivos no están cubiertos por la Seguridad Social. Los dispositivos elementales y a la vez altamente elaborados para gran discapacidad si son reembolsables por la Seguridad Social, su Reumatólogo puede prescribírselos. Existe una amplia gama de utensilios capaces de facilitar o mejorar considerablemente estas actividades.rehuma14

El inventario que a continuación le realizo pudiera resultar incompleto, consulte a su médico o con el siguiente Catalogo de ayudas técnicas, este le permitirá localizar el tipo de ayudas que busca a través de un directorio clasificado o mejor aún mediante un glosario de términos, igualmente este catalogo le facilita información técnica, la fotografías del producto en algunos casos, los datos del fabricante, el distribuidor, etc.

1.   Dispositivos para la deambulación

Image15Están diseñados para cuando existen limitaciones al caminar. El uso de plantillas de materiales viscoelásticos reduce el impacto que supone la carga corporal durante la deambulación sobre la articulación artrósica, con lo que reduce el impacto mecánico y el dolor.

En caso de que usted tenga una disimetría mayor de 2 centímetros, el uso de un alza es importante al objeto de evitar problemas de rodilla y la aparición de curvas escolióticas secundarias.

No es recomendable el uso de tacón alto, ya que la deambulación con este tipo de zapato incrementa en un 25% la fuerza de comprensión sobre la articulación femoropatelar y el compartimento interno femorotibial. En cambio, los zapatos deportivos modernos son adecuados para la marcha.

rehuma16Utilice el bastón cuando tenga una sola articulación afectada (generalmente cadera o rodilla). El bastón simple descarga hasta 20 Kg del peso corporal cuando se utiliza en el lado contrario a la articulación lesionada y sirve para proporcionar estabilidad cuando se usa en el mismo lado de la rodilla dolorida. Son más fáciles y ligeros de manejar que las muletas pero ofrecen menos apoyo. Las bases o trípodes proporcionan una mayor estabilidad. Las muletas axilares se utilizarán cuando existan problemas de muñecas o la imposibilidad de una extensión total de codo. En el resto de los casos, son más recomendables las de apoyo en antebrazo. Los deambuladores están indicados cuando existe una imposibilidad para caminar y se precisa ayuda de otra persona, después de la cirugía de rodilla o cadera y en los ancianos. Son ajustables, de forma que los codos puedan estar flexionados entre 15º-20º. Se pueden añadir a ellos modificaciones como soportes para antebrazos, ruedas, etc. Las sillas de ruedas pueden proporcionar un mayor grado de libertad y posibilitar la permanencia en su domicilio si se encuentra seriamente discapacitado.

2.   Ayudas técnicas para las actividades de la vida diaria como
rehuma17

ALIMENTACIÓN: Cubiertos de mango largo, ancho o curvado, empuñaduras universales.

VESTIDO: Calzadores de mango largo para calzado, calcetines, medias, abrochabotones, cremalleras, calzado especial.rehuma19

HIGIENE CORPORAL: Peines, brochas, cepillos y esponjas de mango largo y curvo, barras de apoyo, asiento movil para bañeras y duchas.

AYUDAS PARA LAS TAREAS DOMÉSTICAS: abrelatas eléctricos, abretarros, mangos largos en escobas, fregonas y recogedores, taburetes, etc.

AYUDAS PARA EL OCIO Y TIEMPO LIBRE: Atriles de lectura,

MEJORAS AMBIENTALES: Barras de apoyo fijas o abatibles, pasamanos, barandillas principalmente para cuartos de baño, elevadores de asientos de inodoros, abridores de grifos, revestimiento antideslizante, manillas, empuñaduras grandes, etc.

3.   Libido y actividad sexual

Muchos pacientes con artrosis de cadera pueden ver disminuir su actividad sexual. Su sintomatología acaba perturbando la cantidad y calidad de sus relaciones sexuales. Algunas parejas reconocen tales problemas. Algunos autores han mostrado que éste es un problema frecuente en las mujeres. En estos casos es recomendable:

  • La variación de distintas posturas hasta adoptar la que cause menor dolor y no comprometa la movilidad de la cadera (principalmente la abducción) es tarea de la pareja y de sus experiencias en este campo.
  • Tenga las relaciones en los momentos de mayor analgesia obtenida por la medicación.
  • Si el dolor no se controla y este o la movilidad interfiere en sus relaciones sexuales, ambos constituyen un poderoso argumento para que sea intervenido quirúrgicamente.

Nota: Si es capaz de asimilar este artículo, podrá mejorar su calidad de vida, si no es así, o el mismo no contesta todas sus dudas, consulte con su médico o reumatólogo.

Artículo realizado por: Dr. Ponce | Fecha ultima revisión: Enero 2015