Consejos para el dolor de espalda

Alrededor de 8 de cada 10 personas sufrirán dolor de espalda al menos una vez en sus vidas. Las profesiones que conllevan vibraciones y traqueteos sobre la columna son las más predispuestas: conductores de tractores, camiones y maquinarias pesadas. Le siguen perfiles profesionales de alta carga física (peón albañil, agrícola, limpiadores, etc.).A medida que persiste el dolor a lo largo del tiempo, las posibilidades de que se cronifique son mayores, pues al dolor se le añade un componente psicológico, provocado por las limitaciones que genera y una disminución de la autoestima secundariamente. Este estado de ánimo deprimido incrementa dolor, y se entra en un círculo vicioso, en donde el dolor genera depresión y esta a su vez mayor dolor (por disminución del dintel doloroso).

Las lesiones de los tejidos blandos: distensiones musculares, de ligamentos o tendones son las causas más comunes del dolor de espalda. Pero también las degeneraciones discales (protusiones, hernias) por artrosis lumbar. En estos últimos casos el dolor se irradia hacia uno o los dos miembros inferiores (en su cara lateral, anterior del muslo, hasta la rodilla o, por la parte posterior hasta el talón o el primer dedo) según la raíz nerviosas lesionada a nivel lumbar.

Esas lesiones pueden ocurrir por caídas o actividades que conlleven levantar objetos, doblarse o inclinarse.
Cuando el dolor ataca, y según sea la causa de la lumbalgia, puede aliviarse con corticoides, antiinflamatorios y relajantes musculares y otros fármacos que colaboran en la mejora del dolor (antidepresivos, neurolépticos, anestésicos locales, infiltraciones, etc.). Medidas posturales, físicas (calor local), masajes, o bien, mediante descompresión vertebral o cirugía.

Medidas para prevenir el dolor de espalda

No siempre es posible prevenir el dolor de espalda pero ciertas medidas pueden reducir su riesgo. Estas incluyen:

    1. Realiza ejercicio regular (sobre todo los ejercicios que fortalecen los músculos centrales). Al menos pasea a ritmo rápido durante una media hora al día.
    2. Realiza estiramiento de los músculos de la columna. En este artículo menciono los mejores ejercicios para la espalda y las distintas formas de hacerlo (de pie, acostados, sentados, etc.) y las mejores recomendaciones para que hagas ejercicio (aeróbico).
    3. Enséñate a coger pesos
      ejercicio-coger-peso
    4. Adopta medidas ergonómicas en tus actividades de la vida diaria.
      ejercicio-adoptar-medidas-ergonomicas
    5. Mantente con un peso adecuado. El peso te condiciona una menor movilidad, una mayor carga para tu espalda, mayor facilidad para las lesiones osteoarticulares.
      dieta-para-mantener-peso
    6. No fumes. En los estudios epidemiológicos sobre las lumbalgias, se demuestran que las personas que fuman tienen una mayor influencia, aunque estos hallazgos pudieran ser debidos a otros factores relacionados (estilo de vida, sedentarismo, toma de alcohol, más frecuente en los fumadores).

 

Otros enlaces de interés: