Consenso de la Sociedad Española de Reumatología sobre el uso de Terapias Biológicas 2010

CONSENSO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE REUMATOLOGIA SOBRE EL USO DE TERAPIAS BIOLÓGICAS  2010.

Recomendaciones sobre la aplicación práctica de los agentes biológicos disponibles en España para el tratamiento de la artritis reumatoide (AR).

  • Anti-TENF [Infliximab (IFX), etanercep (ETN), adalimumab (ADL)]
  • Antagonista del receptor de la interleuquina-1 (anakinra)
  • Anti CD20 [rituximab (RTX)]
  • Bloqueador de la activación del linfocito [abatacep (ABT)]
  • Antagonista del receptor de la interleuquina-6 [tocilizumab (TCZ)]

Objetivos del tratamiento

Lograr la remisión de la AR lo más precozmente posible, para evitar la destrucción articular y la incapacidad funcional.

consen1 consen2

Esta es la diferencia de manos con artritis reumatoide en las que se la aplicado el tratamiento según las directrices actuales y antes de la llegada del tratamiento biológico

Para ello en el momento actual se utilizan de forma temprana los fármacos antireumáticos modificadores de la enfermedad (FAME) y se establece un objetivo terapéutico concreto.

La aplicación de estas nuevas estrategias, junto con la disponibilidad cada vez mayor de nuevos agentes biológicos, ha mejorado sensiblemente la capacidad de inducir remisión en los pacientes con AR y modificar su evolución. Un tratamiento intensivo y precoz mejora la evolución de la AR.

Cada decisión terapéutica debe estar precedida de una evaluación clínica objetiva mediante DAS29 y/o SDAI o, en su defecto objetivando algunos componentes de dichos índices.

La evaluación hay que realizarla cada 3 meses, en tanto no se haya conseguido el objetivo terapéutico, y como mínimo cada 6 meses, una vez que se haya alcanzado este.

El tratamiento inicial debe incluir alguno de los FAME relevantes: metotrexate (MTX), leflunomida (LFN), sulfasalazina (SLP) a dosis creciente, máxima, solos o combinados.

Se debe considerar la terapia biológica en aquellos pacientes en los que el tratamiento con al menos uno de los FAMEs anteriores no haya conseguido el objetivo terapéutico, usados en monoterapia o combinación y a dosis adecuadas.

Los agentes de primera elección serán anti-TNF o tocilizumab (TCZ) en combinación con MTX o en monoterapia en casos de contraindicación para éste. En pacientes con AR de menos de un año de evolución en quienes se sospeche un progreso grave, excepcionalmente pueden usarse los anti-TNF o TCZ como primer fármaco en el control de la enfermedad.

Las evaluaciones serán cada 3 meses hasta lograr el objetivo terapéutico. Si no se consigue el mismo o el paciente deja de responder se recomienda tomar una nueva decisión terapéutica con otro anti-TNF, o ABT, RTX, TCZ. Si se agotan todas las opciones de tratamiento y no se alcanza el objetivo terapéutico, pero el médico y el paciente observan una mejoría superior al 20% en la evaluación integral de la enfermedad, se debe mantener el tratamiento con el agente biológico que el clínico considere adecuado a ese paciente.

Con respecto a la seguridad y tolerabilidad de loa agentes biológicos en el tratamiento de la AR, se debe tener especial precaución en la incidencia de infecciones, el cribaje de la infección tuberculosa latente, la relación con los linfomas y tumores sólidos, la enfermedad desmielinizante del sistema nervioso central y la insuficiencia cardiaca congestiva.

Artículo realizado por: Dr. Ponce
Fecha del artículo: 14 de septiembre de 2010
Fecha de publicación: septiembre 2010