¿Cuando tratar a una paciente con Osteopenia?

¿Cuando tratar a una paciente con Osteopenia?

La osteoporosis es definida como una enfermedad metabólica ósea “caracterizada por baja masa ósea y deterioro de la microestructura del tejido óseo conduciendo a incrementar la fragilidad ósea y su consecuente incremento en el riesgo de fracturas.

La osteopenia es la disminución de la masa ósea por debajo de los límites normales, pero no tanto como en la osteoporosis. En ésta, la disminución de la masa ósea se halla muy por debajo de los límites normales

La definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de osteoporosis es solamente aplicable si las mediciones de la densidad mineral ósea (DMO) se realizan utilizando DXA (Absorciometría de rayos X con doble energía)

DMO al ser medido por DXA es expresado como DMO absoluta (g/cm2) y puede ser denominado por el número de la desviación standard (DS) del promedio normal en jóvenes (T score). La OMS desarrolló guía para su uso en el diagnóstico clínico de osteoporosis y está basado en el T score.

La clasificación para el diagnóstico de Osteoporosis se asienta en datos densitométricos. En base al resultado de los mismos, cabe distinguir cuatro diagnósticos.

  • · Normal: (T-score: mayor de -1)
  • · Osteopenia: ( T-score entre -1 – y -2,5)
  • · Osteoporosis: (T-score Inferior a -2,5)
  • · Osteoporosis grave o establecida (T-score Inferior a -2,5 + Fractura)

Esta clasificación es validada en mujeres postmenopáusicas y no deben ser aplicados en mujeres premenopáusicas, ni en varones < de 50 años. En estos casos se ha de valorar la Z-scores y otros factores de riesgo.

Existe una relación inversa entre la densidad mineral ósea (DMO) y el riesgo de fractura. El riesgo de fractura osteoporótica aumenta continuamente al disminuir la DMO con un incremento de 1,5 a 3 veces en el riesgo de fractura por cada desviación estándar (DE) que disminuye la DMO. Por tanto el riesgo de fractura es mayor en la población con osteoporosis, que la afecta de osteopenia. Si bien, la incidencia de osteoporosis aumenta con la edad. En la menopausia y en torno a los 50 años, la distribución de población normal, con osteopenia y osteoporosis, viene a ser del 30-35%, 50-55% y 10-15%.

Es decir, en el intervalo de osteopenia, el número de individuos afectos es mayor que en el de osteoporosis y por tanto buena parte de las fracturas acontecen en pacientes con osteopenia.

Se comprende que nos planteemos si debemos tratar farmacológicamente a los pacientes con osteopenia, o tan solo es necesario en ellos medidas generales de salud ósea (ingesta dietética de calcio, suplementos farmacológicos de calcio y vitamina D si fueran necesarios, ejercicio físico adecuado a la edad, etc.).

No existen evidencias sólidas que apoyen el coste-efectividad de actuar de una u otra forma. Aceptando esto, podemos realizar una aproximación al problema.

Es necesario tener en cuenta para ello, si la paciente ha tenido o tiene fractura (aunque esta haya sido asintomática, por ejemplo fractura vertebral). La presencia de la misma constituye un factor de riesgo importante para que aparezcan nuevas fracturas (principalmente vertebrales) sobre todo en los 3-5 años subsecuentes a la primera fractura. Por tanto esta circunstancia demanda una actitud terapéutica farmacológica eficaz y de rápida acción.

Si no constatamos con la anamnesis, ni con las pruebas complementarias (radiología de charnela dorsolumbar lateral) fractura, la mejor manera de evaluar la necesidad de un tratamiento o no es, valorando el riesgo de fractura. Este calculo lo podemos realizar con alguno de los algoritmos disponibles que valoran factores de riesgo de fractura de fractura además de la DMO (edad, índice de masa corporal, tratamiento con esteroides, enfermedades, antecedentes familiares de fractura, etc.).

En este sentido, y asumiendo sus limitaciones, la herramienta FRAX, (http://www.shef.ac.uk/FRAX/tool.aspx?country=4) auspiciada por la OMS, podría ser útil.

Aunque la medida de corte puede ser arbitraria, en nuestro país, podemos considera sensata una probabilidad del 10% de desarrollar a los 10 una fractura osteoporótica mayor (cadera, vertebral clínica, muñeca y húmero). Este o probabilidades superiores, podrían aceptarse en la práctica clínica asistencial la línea de partida para indicar un tratamiento farmacológico en la paciente con osteopenia.

 

 

 

 

Artículo realizado por: Dr. Ponce
Fecha del artículo: Noviembre 2012