Desintometría Osea

La densitometría ósea es una prueba para determinar la densidad mineral ósea. Sirve para el diagnóstico de osteoporosis.
La Osteoporosis, es una enfermedad que frecuentemente afecta a las mujeres después de la menopausia, pero que también puede afectar a los hombres y muy raramente a los niños. La osteoporosis incluye una pérdida gradual de calcio óseo, así como cambios estructurales, provocando que los huesos pierdan grosor, se vuelvan más frágiles y con mayor probabilidad de fracturarse. El riesgo de sufrir fracturas se ve afectado por la edad, el peso corporal, los antecedentes de una fractura anterior, antecedentes familiares de fracturas osteoporóticas y cuestiones relativas al estilo de vida tales como fumar y consumir alcohol en exceso. Su reumatólogo, tendrá en cuenta todos estos factores a la hora de decidir, la necesidad de otras pruebas y si usted necesita tratamiento.

desintometria-osea-01

Esta técnica nos da una cifra de la cantidad mineral ósea por superficie. La densidad de esos huesos es comparada con un valor promedio basado en edad, sexo, tamaño. La comparación de resultados se usa para determinar el riesgo de fracturas y el estado de osteoporosis en un individuo.

Si la cifra de densidad mineral ósea (DMO) se encuentra baja, existirá una mayor susceptibilidad de sufrir una fractura patológica. Es una técnica no invasiva, sin dolor.

La densitometría ósea por Ultrasonidos (US), es una exploración simple. Esta exploración se realiza en el hueso calcáneo, el cual es fundamentalmente hueso trabecular, el cual está fundamentalmente implicado en la osteoporosis tipo 1 o postmenopáusica. A nivel del pie, se facilita la reproducibilidad, lo que la hace extremadamente útil en el cribado o screening de pacientes. El pie se coloca en un pequeño dispositivo que obtiene una lectura de densidad ósea en pocos minutos.

Es una exploración útil:

  1. Como cribaje para seleccionar candidatos a estudios con Densitometria axial de doble fotón (DEXA). La densitometría por US es una técnica atractiva para el cribaje de la población susceptible de tener osteoporosis (factores de riesgo). Es por tanto, una prueba complementaria a la DEXA y su realización secuencial (uno y después el otro si es positivo).

  2. Como método único en pacientes mayores de 70 años. Los pacientes de esta edad podrían ser manejados con la sola evaluación periférica, (en el pie) ya que las dos principales indicaciones (diagnóstico y predicción del riesgo de fractura) son detectadas con la tecnología actual y han sido corroboradas en todos los estudios prospectivos, donde la población utilizada es usualmente mayor de 65 años.

  3. Pacientes con grandes dificultades para moverse y riesgo en la movilización. (transportarse o acostarse), que viven en desintometria-osea-02sitios aislados (residencias, pueblos, etc.) también tendrían indicación para realizarse el estudio ultrasónico.

  1. Escasos recursos económicos. El coste de los aparatos y de los estudios en la mayoría de los casos es sensiblemente menor con el US que, con las técnicas de medición axial, lo que lo hace un método muy atractivo para el estudio de nuestra población.

  2. Pacientes en tratamiento con corticoides. El US de calcáneo evalúa hueso trabecular, que es el más afectado en la osteoporosis por esteroides. En estos casos, se requiere de una técnica que haga objetiva la pérdida de masa ósea, que evalúe bien el riesgo de fractura y que añada pocos costes adicionales a una enfermedad de por sí complicada. Hay estudios que muestran que el US es capaz de detectar más tempranamente la pérdida ósea en este grupo de pacientes que con la DEXA.

En resumen, la evaluación ultrasónica del hueso es una técnica novedosa, aprobada por la FDA para la evaluación de la osteoporosis, que por sus costes es atractiva en nuestro medio (más barata), que por la información que brinda es idónea para pacientes mayores de edad, y/o con limitaciones en su movilidad, y que además resulta complementaria a la DEXA de columna lumbar y fémur sobre otros aspectos menos conocido del hueso como la calidad ósea.

INTERPRETACIÓN

Los resultados generalmente se expresan en dos medidas, el T-score y el Z-score.

El T-score es una comparación del contenido mineral óseo (CMO) del paciente con el de una persona sana de 30 años del mismo sexo y etnia. Ese valor es usado en hombres y mujeres postmenopáusicas de más de 50 años, ya que hace mejor predicción del riesgo de futuras fracturas.

Los criterios de la Organización Mundial de la Salud son:[2]

  • NORMAL es un T-score de -1,0 ó mayor

  • OSTEOPENIA se define a tan bajo como -1,0 y mayor que -2,5

  • OSTEOPOROSIS se define como -2,5 ó menor, significando una densidad ósea que es dos y medio las desviaciones estándar por debajo de la media de una mujer de 30 años.

El Z-score es el número de desviaciones estándar de un paciente con un CMO diferente del promedio de por su edad, sexo, etnia. Este valor es usado en mujeres premenopáusicas, hombres debajo de los 50, y en niños. También sirve para establecer si el paciente tiene un CMO tan bajo con respecto a su grupo etario que haga presumir alguna causa secundaria.

EL EXAMEN DENSITOMÉTRICO ES ALTAMENTE RECOMENDADO SI USTED SE IDENTIFICA CON ALGUNO DE LOS SIGUIENTES FACTORES DE RIESGO:
  • Es una mujer post-menopáusica y no ingiere estrógeno.

  • Es hiperlaxa (Hiperlaxitud de ligamentos, Ehlers-Danlos tipo hiperlaxitud).

  • Tiene antecedentes maternales o personales de tabaquismo o de fractura de cadera.

  • Es alta o delgada (Índice de masa corporal < de 20), piel y ojos claros.

  • Es un hombre con enfermedades clínicas asociadas a la pérdida ósea (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades digestivas que provoquen disminución del calcio, perdida de altura mayor de 4 cm, disminución de la testosterona, o es mayor de 70 años.

  • Utiliza medicamentos que se conocen que generan pérdida ósea, incluyendo corticoides como Prednisona, diferentes medicamentos anticonvulsivos como antiepilépticos, determinados barbitúricos, o drogas de reemplazo de la tiroides en dosis altas.

  • Si tiene Diabetes del tipo 1 (anteriormente llamada juvenil o insulino-dependiente), enfermedad hepática, renal o antecedentes familiares de osteoporosis.

  • Tiene un alto recambio óseo, que se muestra en la forma de colágeno excesivo en las muestras de orina.

  • Sufre de una enfermedad en la tiroides, como hipertiroidismo.

  • Sufre de una enfermedad en la paratiroides, como hiperparatiroidismo.

  • Ha experimentado una fractura después de un traumatismo leve.

  • Tiene estudios radiológicos que evidencian fractura vertebral u otros signos de osteoporosis.