Disautonomía

Disautonomía (Hipotensión mediada neurológicamente)

disaut2

La Disautonomía es una alteración del Sistema Nervioso Autónomo (SNA), formado por el Sistema Nervioso Simpático (SNS) y el Parasimpático (SNP). Dicho sistema nervioso, controla y regula automáticamente la mayoría de las funciones orgánicas internas como la temperatura, la frecuencia cardiaca, la sudoración, tensión arterial, o la respiración. De ellas, la más evidente y sintomática es la tensión arterial, que en los casos de tensión baja se manifiesta con cansancio, agotamiento, mareos, inestabilidad, pérdida de conocimiento, sudoración, cefaleas, frecuencia cardiaca baja (bradicardia), etc. Por ello, a la disautonomía, también es conocida como Hipotensión mediada neurológicamente.

En enfermedades, como el Síndrome de Hiperlaxitud Articular (SHA), existe una mala regulación del SNA, pero además hay una falla del tejido colágeno de la pared de las venas que contribuye a la caída de la presión arterial. Emociones fuertes, cambios de temperatura elevados, estar en lugares cerrados, o generalmente, cambios posturales bruscos (como el paso de estar acostado o de estar en cuclillas a levantarse en pie), estar de pie quietos (guardar colas) durante bastante tiempo, se produce una disminución del retorno venoso desde las extremidades inferiores, con lo que la presión arterial baja de forma brusca y llega poco oxígeno al cerebro.

Cuando cambiamos de posición bruscamente y pasamos de la sedestación o el decúbito a estar de pie, debido a la acción de la gravedad, unos 300 a 800 centímetros cubitos de sangre se quedan en el abdomen y extremidades inferiores durante unos segundos después del cambio de posición. En el caso de tener Disautonomía el organismo no es capaz de compensar esto completamente y aparecen los síntomas.

Una buena analogía es lo que sucede al líquido dentro de una botella a medio llenar. Si se la mueve de la posición horizontal a la vertical, se ve que el líquido se queda abajo. A los conejos les sucede lo mismo, si se les mantiene parados por un rato se les aumenta de volumen en el trasero y se caen desmayados. Se debe a que sus venas no tienen buenas válvulas para llevar la sangre al cerebro, al estar de pié. Algo similar le sucede a las personas con Disautonomia, debido a lo cual sienten mareos y pueden llegar a desmayarse. Es lo que le sucede al militar que está en posición firme en una manifestación militar, sin moverse por largo tiempo y se cae inconsciente al suelo. Si se le deja recostado en el suelo se recupera rápidamente, ya que mejora el retorno venoso de las extremidades al corazón y al cerebro. Al mover los pies o al caminar, los músculos ayudan a la sangre a circular mejor, debido a esto es que a los músculos de la pantorrilla, se les ha llamado “el segundo corazón”. En casos menos frecuentes, la pérdida del conocimiento se puede seguir de convulsiones y se puede hacer el diagnóstico equivocado de Epilepsia.

La Disautonomía, provoca en estas personas alteraciones del sueño, cansancio fácil (La mayoría refieren que a partir del mediodía se van apagando paulatinamente, se quedan sin energías). Esta sintomatología, lleva a muchos médicos diagnosticar erróneamente a las personas que lo padecen de Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia ó Depresión. En el entorno de estas personas, se les censura y critica de flojas, vagas, poco colaboradoras, retraídas o antipáticas.

Cuales son los síntomas.

El síntoma más frecuente es la fatiga crónica. El cansancio excesivo ocurre después de mediodía. Muchos pacientes tras permanecer de pie largo tiempo, se sienten desfallecer, sienten mareos, se ponen pálidas, sudorosas y llegan a perder el conocimiento (lipotimia, sincope) que a veces es interpretado como una bajada de azúcar,

Estas personas se sienten mal, cansadas, con poca salud, débiles, sin ánimo y sin interés de participar en lo que acontece a su alrededor o de conversaciones con los demás.

Algunas personas saben que son de presión arterial baja, pero no se les ha hecho el diagnóstico de Disautonomia.

Al moverse poco o por las circunstancias, el paciente se queda inmóvil o caminar despacio y en sitios calurosos, las manos y pies tienden a hincharse, sienten hormigueos, y tienen dificultad para moverlos (rigidez). Precisan hacer movimientos repetidos para reactivar la circulación y desaparezcan los síntomas anteriores.

Estas personas son por lo general friolentas y lo han sido toda la vida, pero a veces al mismo tiempo, no toleran calores excesivos (es como que tuvieran averiado su termostato.

Cuando se agravan estos síntomas

– Por deshidratación: Calor excesivo, fiebre, vómitos o diarrea, toma de diuréticos, toma de baños calientes y prolongados (sauna, jacuzzi)

– Bajadas de tensión arterial: Fármacos hipotensores.

– Hipoxemia (disminución de oxígeno en sangre) Altitud, subida a lugares elevados.

– Disminución de llegada de oxígeno a los tejidos como en la anemia, hemorragia

– Situaciones estresantes o de nerviosismo: Ver sangre, situaciones de dolor intenso, sustos, emociones fuertes, lugares cerrados y desconocidos,

– Déficit de retorno venoso: Estar de pie por largo rato, sin moverse. (Parada o formación militar). Cambios posturales bruscos. El caminar despacio.

– Distribución circunstancial de la volemia en órganos y sistemas alejados del sistema nervioso central: Aparato digestivo: ante excesos de comidas o alcohol. Placenta y endometrio: Embarazo. Organos sexuales: Después de relaciones sexuales.

Cómo se diagnóstica.

El diagnóstico es clínico. Si lo queremos confirmar deberemos realizar la prueba de la Mesa Basculante o Tilt Test. Esta prueba dura aproximadamente entre 30-45 minutos. Es realizada por cardiólogos, que van a monitorizar la frecuencia cardiaca, la tensión arterial y administra fármacos vasodilatadores sublinguales o masaje carotideo. Una vez colocado y sujetado al paciente, la mesa oscila verticalmente hasta los 70º. La prueba es positiva si la tensión baja en exceso o el paciente se marea o desmaya o producen los síntomas.

disaut3

Cómo se trata.

No existe un tratamiento curativo, pero hay muchas cosas que se pueden hacer para prevenir o aliviar el problema:

MEDIDAS GENERALES:

disaut4

Evitar estar de pie por tiempo prolongado. Si no se pude evitar podemos hacer ejercicios como ponerse de puntillas, colocar un pie delante del otro y despues volver a la posición inicial.

Evitar caminar despacio. En el autobús o durante los trayectos en avión: mover los pies y rodillas frecuentemente. De vez en cuando, adoptar la posición en hiperflexión de pecho a rodilla y/o cabeza entre las rodillas.

Cuando aparezcan los síntomas, o después de una comida abundante: Reposar acostado al menos 15 minutos

Evitar la deshidratación: Tomar unos 2 a 3 litros de líquidos al día.

Corregir los estados anémicos

Se recomienda usar medias: panties o calcetines elásticas.

Si no tiene hipertensión arterial o problemas renales, las comidas y alimentos salados puede mejorar la volemia y mejorar el retorno venoso.

Hacer ejercicio aeróbico moderado.

 

MEDICAMENTOS UTILIZADOS

  1. Antidepresivos
  2. Mineralcorticoide
  3. Alfaadrenergicos
  4. Betabloqueantes
  5. Análogos a las anfetaminas

Artículo realizado por :  Dr. Ponce
Fecha del artículo :    16/09/2011
Fecha de publicación: 16/09/2011