EL FONDO Y LA FORMA

el-fondo-y-la-forma

En las cosaan importancia EL CÓMO. Díganmelo a mí, que en un encuentro ascendente, un amigo cargado de razón y, con argumentos encendidos, llegó a quemar su verdad delante del corro, por sus modos de expresión.

Créanme hablar y portarse de buen modo resuelven cualquier situación difícil. Los buenos mods todo lo remedían: doran el no, endulzan la verdad y hermosean la misma vejez. Pero a veces, es difícil contenerse, y el cerebro primitivo, impulsivo y, en el que manda el corazón, nos hacen perder las FORMAS.

Con el buen fondo y los justos sentimientos que tiene mi amigo, y en esta ocasión le fallaron sus FORMAS. El buen “software”, del que dispone y, en esta ocasión le fallo el “hardware”.

Quedó mejor, quien teniendo un mal FONDO, tuvo mejores FORMAS. Y es qué, las maneras simpáticas son el encanto de cualquier gusto, un afrodisiaco en el que sucumben todo tipo voluntades: laborales, profesionales y amatorias. Los malos modos, todo lo empeoran. Las descortesías y menosprecios corrompen la razón, y hasta la justicia. Todos en la vida estimamos, un comportamiento cortés.

Por ello, FONDO y FORMA no deben separarse. Amigo, estampa el fondo que llevas dentro en tus FORMAS de expresión. Y si en esos momentos, tienes la cabeza y el corazón caliente, recuerda, la mejor forma de decir las cosas, es no decir nada.