Estetoscopio de un médico con el texto El paciente nómada

El paciente nómada

Estetoscopio de un médico con el texto El paciente nómada

¿Qué es un paciente nómada?

Se denomina paciente nómada al que va consultando a múltiples especialistas de una o diferentes especialidades por los mismos síntomas en un lapso de tiempo determinado. De ninguno le satisface sus consejos o tratamientos.

Es aquel paciente que por dudas persistentes no aclaradas, falta de mejoría, el no desear cierto tipo de tratamientos, va migrando de consultorio en consultorio aquejado por síntomas, que muchas de las veces van empeorando debido a que no se toma una decisión concreta y específica sobre el tratamiento a seguir.

Estos pacientes con gran frecuencia sufren de ansiedad, conflictos en su entorno, debido a su conducta, ya que el entorno familiar contempla cómo el paciente no sigue una dirección específica. Generalmente realiza las consultas cuando el nivel de ansiedad es lo suficientemente alto como para impulsarlo a acudir y una vez realizada la consulta se plantea la posibilidad de terapias alternativas, cuestiona el diagnóstico o el tratamiento y abandona sin discutirlo adecuadamente con el médico tratante. Deciden por su cuenta que medicamentos son los adecuados y cuáles no, toma las observaciones y consejos de personas allegadas que no son médicos.

Personalmente, pienso que los médicos deberíamos mostrar una diligente actitud que evite que el paciente se convierta en un enfermo itinerante. Esta actitud debe ir encaminada a establecer una relación médico-paciente empática basada en la confianza mutua, al objeto de que el médico pueda entender que es lo que le pasa a su paciente y cuál es la forma más efectiva de resolver su problema. Mí fórmula para esto es: respetoinformaciónseguimientodisponibilidad.

Médico tomando notas

En un estudio publicado en la revista Rheumatol Int 2012 Jun 2;32(6):1639-43, se documentó una prevalencia de nomadismo del 51% entre las especialidades de reumatología gastroenterología y neurología, evaluando pacientes con artritis reumatoide/ artrosis, trastornos en el colon y cefalea respectivamente.

En relación a los pacientes reumatológicos se presentó nomadismo en el 36% de los casos, siendo las principales causas:

  • Insatisfacción ante la atención profesional recibida.
  • Creencias erróneas.
  • Búsqueda de sus dolencias a través de Internet de fuentes no acreditadas, o autodiagnósticos en función de dicha información.
  • Utilización de medicina alternativa.
  • La enfermedad del paciente y su perfil psíquico.

En lo que compete a mi práctica profesional, problemas médicos relacionados con el estilo de vida como la obesidad, los fumadores, pacientes con gota, con fibromialgia, y/o hiperlaxitud de ligamentos. En todos estos casos, los pacientes consultan a múltiples profesionales. Cuando inician el tratamiento y consejos modificadores del estilo de vida, dieta y ejercicio, les cuesta modificar y terminan por abandonar el mismo, con múltiples excusas o motivos -básicamente “que no les satisface”. Entonces vuelven a consultar a otro y a empezar de cero una y otra vez.

Si una segunda opinión no coincide con la primera, se hace caso a uno o a otro médico, tomando consejos y tratamientos de ambos, según lo que más les guste de cada uno de los médicos consultados. Pero existirá también quien cuando no coincidan dos opiniones busque una tercera.

Estos pacientes suelen vivir sus síntomas con sufrimiento. Van a ver a los médicos con gran ansiedad y mucha expectativa -pensando necesito que me digan esto y lo otro, que me den tal medicamento-. Cuando ven frustradas sus expectativas, la relación médico-paciente no llega a funcionar y buscan otro médico donde empezar la historia de nuevo.

¿Qué efectos sobre la salud puede tener ser un “paciente nómada”?

Icono de un médico con estetoscopia

El impacto previsible es negativo:

  1. Se demora la detección precoz de problemas de salud y el pronóstico de la mayoría de enfermedades reumáticas no es el mismo al inicio de la enfermedad que en estadios muy evolucionados.
  2. Se exponen a reiterados estudios que pueden ser nocivos para su salud (Radiologías, TAC, intervenciones quirúrgicas inoportunas, etc.).
  3. El hecho de tener que relatar a cada médico que uno visita la propia historia clínica -fluctuante según la buena memoria de la que se goce- también puede ser perjudicial. La curación se alarga.
  4. Cada médico al que visite puede sacar conclusiones distintas. Cada clínico basa su consejo y tratamiento en su edad, experiencia y formación y, por tanto, puede ser distinto de uno a otros. Hay un refrán que lo explica bien: “Un médico cura. Dos dudan y tres, muerte segura.” De ahí se puede afirmar que mientras que un médico cura, cuando se consultan dos dudan, y si son más las opiniones y dudas pueden llevarnos a la tumba, pues la pluralidad de opiniones impide adoptar una decisión meditada.
  5. Por último, todo ello supone un perjuicio económico en visitas médicas y pruebas complementarias muchas veces innecesarias.

Si tienes dudas sobre lo que has de hacer, acude a las consultas con un familiar, amigo o allegado que te ayude.

¡SER UN PACIENTE NÓMADA NO ES LO MEJOR PARA TI!