El tratamiento precoz de la gota disminuye el riesgo cardiovascular. Estrategias de prevención.

El tratamiento precoz de la gota disminuye el riesgo cardiovascular. Estrategias de prevención

gota009

Sabemos que el aumento de la mortalidad en los pacientes gotosos se relaciona con:

  • La edad
  • Enfermedades cardiovasculares previas
    • o Infarto de miocardio
    • o Angina
    • o Tromboembolismo
    • o Accidente cerebrovascular
    • o Retinopatía
    • o Hipertensión arterial
    • o Hipercolesterolemia
  • La asociación a insuficiencia cardiaca o renal
  • Niveles elevados de uricemia antes del tratamiento y el tener gota tofácea.

Por ello, un tratamiento precoz de la gota y los factores de riesgo cardiovascular que en la mayoría de los casos concurren, disminuye la mortalidad.

El tratamiento requiere la reducción de los niveles de ácido úrico por debajo de lo considerado normal (< 6mg/dl) y durante un tiempo suficiente que permita que los síntomas remitan y desaparezcan los cristales de urato definitivamente. El control debe ser estricto y precoz.

Tras un periodo prolongado con niveles normales de acido úrico, se pasaría a una fase de prevención de formación de nuevos cristales. En esta ocasión el objetivo es que los niveles de úrico lleguen a ser inferior a 7 mg/dl., es decir por debajo del nivel de saturación.

En el último Congreso Americano de Reumatología (ACR) 2010, celebrado en Atlanta. El grupo de trabajo del Dr. Pérez-Ruíz demostró que el número de ataques gotosos se asocia a un mayor número de eventos gastrointestinales (ulceras, hemorragias digestivas) y vasculares (infarto, accidente cerebro vascular) y que el tratamiento con hipouricemiantes protege de la aparición de los eventos cardiovasculares.

Por otro lado los niveles de acido úrico en sangre se asocian a una peor función renal en pacientes con gota cuando se les retira el tratamiento hipouricemiante.

Un tercio de los pacientes con gota presentan concomitantemente cristales de pirofosfato cálcico (CPPC) en el liquido articular. Al año del control de episodios gotosos, pueden aparecer episodios inflamatorios interpretados como gota refractaria. En estos casos, es conveniente valorar la presencia de cristales de CPPC en el líquido sinovial antes de considerar la gota como refractaria, pues muchos de estos episodios son pseudogotosos (condrocalcinosis). El diagnóstico definitivo de artropatía por CPPC se ha de realizar mediante examen del líquido sinovial, no obstante, la valoración ecografía de articulaciones periféricas para ver calcificaciones o mediante radiología (rodilla, carpo, sínfisis del pubis). Esta entidad es frecuente que aparezca con el envejecimiento, el hiperparatiroidismo primario, la hemocromatosis, y la hipomagnesemia; o bien, formas familiares raras (1)

Bibliografía

1. Zhang W, Doherty M, Bardin T, Barskova V, Guerne PA, Jansen TL, Leeb BF, Perez-Ruiz F, Pimentao J, Punzi L, Richette P, Sivera F, Uhlig T, Watt I, Pascual E. European League Against Rheumatism recommendations for calcium pyrophosphate deposition. Part I: terminology and diagnosis. Ann Rheum Dis. 2011 Jan 7 [Epub ahead of print].

 

Artículo realizado por: Dr. Ponce
Fecha del artículo: 20 septiembre 2010
Fecha de publicación: 24 septiembre 2010
Revisión del artículo: 25/01/2011
Fecha publicación revisión: 25/01/2011