Pramipexol mejora los síntomas de la Fibromialgia

pramipexonle01 Pramipexol (pramipexole), un agonista de segunda generación del receptor D3 de la dopamina, puede disminuir síntomas de fibromialgia, dsminuyendo el aumento de la actividad adrenérgica y la disautonomia asociada a la fibromialgia, según los resultados de un ensayo clínico aleatorizado doble ciego, publicado recientemente en la revista Arthritis & Rheum (1).

Pramipexol (conocido en Europa bajo los nombres comerciales de Sifrol 0,18; 0,35; 0,7; y 1,1 mg® y Mirapexin 0,18 y 0,7 mg®, y en EE.UU. como Mirapex®, es un compuesto de investigación de Boehringer Ingelheim.

Este fármaco ha sido aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y el síndrome de piernas inquietas.

pramipexonle02En la fibromialgia existe un incremento de la actividad adrenérgica, dolor crónico, fatiga, alteración de la estructura del sueño, y suele ser más frecuente de lo habitual la presencia de síndrome de piernas inquietas (movimientos incontrolados de las piernas, acompañados de sensaciones dolorosas y desagradables, que empeoran durante la tarde y la noche). En el tratamiento de la fibromialgia se han utilizado distintos acercamientos terapéuticos al objeto de mejorar la plurisintomatología que presentan estos pacientes (antidepresivos, antiepilépticos, relajantes musculares, hipnóticos, sedantes, nutracéuticos, acupuntura, masajes, terapia de relajación, etc). Los receptores de dopaminergicos juegan un papel en la actividad adrenérgica, y los autores de este estudio supusieron que el uso de agonistas de la dopamina pudieran modular la excitación adrenérgica excesiva asociada con la fibromialgia y regular la disautonomia características de un subgrupo de pacientes con fibromialgia.

En este estudio participaron 60 pacientes, de las cuales 57 eran mujeres. Las edades oscilaron desde los 22 a los 60 años, con una media de 49 años. Las 60 pacientes fueron distribuidas en una relación 2:1 (pramipexol:placebo), en grupos paralelos durante 14 semanas, con escalada de dosis para el grupo que tomo pramipexol (de 0.25 mg al día durante la primera semana hasta 4.5 mg/día en las semanas 12 a 14).

Se consideraron como criterios de inclusión: Tener un dolor mayor o igual de 5 en la Escala Analógica Visual del dolor y tener al menos 10 puntos de dolor específicos de los 18 descritos por el Colegio Americano de Reumatología. Se excluyeron los pacientes con enfermedades del tiroides, enfermedad psiquiátrica, drogadicción, embarazo, lactancia, síndrome de apnea del sueño, patología cervical severa y la toma previa de cualquier agonista dopaminérgico. Se permitió el uso concomitante de otros tratamientos farmacológicos y tratamientos no farmacológicos como la inyección de analgésicos en puntos gatillos y la acupuntura. La evolución media de la fibromialgia fue 8.6 años; estas pacientes habían sido valoradas previamente por un media de 5,8 profesionales y tomaban una media de 9,6 fármacos. El 50% de las participantes requirieron de analgésicos de forma concomiante..

La variable de resultado principal fue la mejora en del dolor (Escala analgésica visual de 0-10 cm. Como variables secundarias se tuvieron en cuenta: El número de puntos dolorosos, la Escala de Impacto de Fibromialgia (FIQ), la Encuesta de Valoración Multidimensional de Salud (MDHAQ), la escala de Hamilton para Depresión (HAM-D) y el Índice de Beck para la Ansiedad (BAI).

Las pacientes que recibieron pramipexol tuvieron una mejoría gradual y significativa en las escalas de dolor (36% con respecto al 9% del grupo placebo), fatiga (29% vs 7%), en funcionalidad para las actividades de la vida diaria valorados mediante FIQ (22% contra 0%), y de su estado de salud valorado mediante el MDHAQ (38% contra 3%) a las 14 semanas. El 82% del grupo pramipexol experimentaron una disminución del dolor frente al 57% del grupo placebo (P = 0.04). La disminución del dolor mayor del 50% ocurrió en el 42% del grupo que tomo pramipexol frente 14% del grupo del placebo (P = 0.03). Las medidas de desenlace secundarias no mostraron una mejoría significativa estadísticamente: la cuenta de puntos de oferta (51% contra 36%), disminuciones en MDHAQ las cuentas psiquiátricas (37% contra 28%), los BAI anotan (39% contra 27%), y el Jamón-d la cuenta (29% contra 9%).

Estos resultados no estuvieron influidos por el nivel de educación, u otras variables ambientales o de comorbilidad del paciente.

Se obtuvieron mejorías, aunque no significativas estadísticamente en el número de puntos dolorosos (51% contra 36%), las escalas de Depresión (29% contra 9%) y de Ansiedad (39% contra 27%).

El aumento de los síntomas ansiosos y pérdida de peso (una media de 3.3 libras o lo que es lo mismo una pérdida de un 1,5 Kg) fueron los efectos secundarios más frecuentemente observados en los pacientes que tomaron pramipexol. El 40% de los pacientes del grupo pramipexol perdieron al final del estudio entre 450 g y 6,35 Kg.

No obstante, en ningún paciente tuvo que ser suspendida la medicación como consecuencia de la falta de eficacia o alguno de estos efectos adversos. La incidencia de eventos adversos serios fue del 2.6% en el grupo del pramipexol y 4.7% en el grupo del placebo.

Pramipexol puede ser eficaz en la mejora del dolor, fatiga, la funcionalidad en las actividades de la vida diaria, y la percepción del estado de salud de un subgrupo de pacientes con Fibromialgia (50%).

La escasa duración del estudio, el número de pacientes y la permisividad para el uso de otras medicaciones analgésicas son puntos blandos de este estudio de su poder de predicción de este fármaco en los pacientes con fibromialgia y cual su dosificación más correcta, y los riesgos y beneficios a largo plazo

Bibliografia

  1. Holman AJ, Myers RR. A randomized, double-blind, placebo-controlled trial of pramipexol, a dopamine agonist, in patients with fibromyalgia receiving concomitant medications.
    Arthritis Rheum. 2005 Aug;52(8):2495-505