Recomendaciones dietéticas para pacientes gotosos

Información para el paciente, para la toma de decisiones compartidas

A pesar de que la dieta tiene un efecto limitado en la disminución del ácido úrico (Una dieta cumplida a raja tabla, tan solo consigue disminuir 0,5mg-1 mg del ácido úrico plasmático), la dieta es la base del tratamiento para la gota.

La dieta colabora en el control de otras enfermedades asociadas a la gota, como: obesidad, hipertensión, diabetes, el aumento del riesgo cardiovascular (riesgo de infarto, accidentes cerebro vasculares, etc.), y dislipemias (aumento de colesterol y triglicéridos).

La dieta también te puede ayudar a disminuir de peso, (disminuye de forma progresiva y no rápida), y encontrarte más ágil y, comenzar a realizar ejercicio regular.

Como NORMA GENERAL realiza una dieta equilibrada, en la que predominen las frutas, verduras y legumbres. Esto incluye verduras como espinacas, setas, tomates, coliflor o legumbres, que siempre se han asociado con los ataques de gota, sin embargo, no se ha demostrado que aumenten el ácido úrico.

No utilices alimentados precocinados, ligth, con fecha de caducidad.

Evita las grasas saturadas (mantequillas, embutidos, quesos grasos, curados, nata animal, vísceras, bollería industrial, pastelería, helados, batidos, etc. ).

Toma poca carne (1-2/sem.). Las más recomendadas son las carnes blancas: Pollo, pavo, cerdo ibérico.

Pescado (2-4/sem.), los más recomendables en este caso son los blancos (merluza, bacalao, lenguado, etc.). Huevos: (2-3/sem.).

EVITA:

El consumo de Alcohol, especialmente la cerveza (que por su contenido en guanosina, incrementa los niveles de úrico en sangre). Puedes tomar una mínima cantidad de vino como bebida social cuando salgas (1 copa) o mezclada con gaseosa.

Bebidas azucaradas (refrescos, zumos con alto contenido en fructosa). Las bebidas “light o cero” no aumentan el riesgo de gota, pero perjudican a la microbiota.

No añadas mucha Sal a las comidas. Evita los alimentos salados.

CONSUME:

Frutas (cerezas, cuando estén de temporada). Sin embargo evita aquellas frutas ricas en fructosa (mango, naranjas, uva, higo, plátano, aunque puedes tomar una de ellas al día de tamaño pequeño y poco maduras).

Frutos secos (Aunque estos no son recomendables, si quieres disminuir de peso, por su alto contenido calórico).

Verduras, Hortalizas, legumbres. Cuando tengas que utilizar grasas, utiliza aceite oliva (aunque si quieres adelgazar, utiliza lo mínimo).

Leche desnatada, y sin lactosa (más digestiva)

Toma al menos 1,5 litros de Agua al día. Puedes tomar Infusiones (té, manzanilla, menta-poleo, etc.) poco azucaradas.

El cumplimiento de estas recomendaciones junto con el tratamiento farmacológico adecuado hace desaparecer los síntomas y se cura la enfermedad.