SÍNDROME DEL TÚNEL DEL CARPO (STC)

sindrome-tunel-del-carpo-1-doctor-ponce

 

El síndrome del túnel del carpo se define como el atrapamiento del nervio mediano en el túnel del carpo, que está formado por el retináculo flexor y los huesos del carpo. Se asocia con traumatismos ocupacionales repetitivos, artritis reumatoide, embarazo, acromegalias, fracturas de muñeca, y otras condiciones, si bien en el 15 % de los casos es idiopático (no se encuentra causa del mismo). El STC es la neuropatía compresiva con mayor prevalencia. La incidencia de éste síndrome se sitúa entre el 0,1 % y el 10 % y, dicha incidencia aumenta con la edad.

Síndrome del túnel del carpo en el ámbito laboral

El STC puede estar causado y agravado por microtraumatismos acumulativos de muñeca provocado por trabajos manuales. La presentación del mismo en determinadas profesiones, pueden dar origen a enfermedad profesional. Estos trabajos incluyen mecanografía, trabajo sobre teclados informáticos, personal de cuidados sanitarios, enfermería, trabajadores industriales, servicios del hogar y amas de casa.

Pero además, profesiones que precisan de una posición mantenida en forma de flexión o de extensión de las muñecas y el soportar fuerzas vibratorias asociadas a un tono muscular aumentado en la región de las muñecas, como conductores de maquinaria pesada, trabajadores de la construcción, transportistas, trabajos o deportes motorizados.

Clínica (Manifestaciones)

El cuadro se caracteriza por dolor y parestesias en la palma de la mano, de los dedos pulgar, índice y medio y en parte del dedo anular. El dolor es de tipo “quemazón”, con empeoramiento y parestesias nocturnas, y se agudiza también al efectuar determinadas actividades, como sujetar el volante para conducir o sujetar un libro para leer o el teléfono. La pérdida de sensibilidad ocasiona torpeza con frecuentes caídas de objetos. Existen dificultades para escribir, abrocharse camisas, girar las llaves en la cerradura, abrir un bote de comida y para todas las acciones de la vida diaria que incluyan pinza manual (entre el primer y segundo dedos).

La compresión prolongada y crónica del nervio mediano conduce a pérdida sensorial permanente, déficit motor y atrofia de la musculatura tenar (promontorio muscular en la base del primer dedo en su cara palmar (ver imagen). Llegados a estos casos, es difícilmente recuperable.

Diagnóstico médico

sindrome-tunel-del-carpo-3-doctor-ponceEl diagnóstico del síndrome del túnel carpiano puede realizar mediante dos intervenciones: el Test de Phallen y el Test de Tinel. La positividad de estas maniobras exploratorias debe confirmarse mediante la electroneuromiografía. Es una prueba en la que se comprueba la velocidad de transmisión del nervio mediano y su capacidad para activar muscularmente las regiones que dependen de él (musculatura tenar de la mano).

¿Cómo tratarlo?

Medidas preventivas

Facilitar medidas ergonómicas en el puesto de trabajo (por ejemplo en los informáticos y administrativos, el teclado debe estar ajustado a la altura de los antebrazos, y hay que evitar las posiciones con flexión de muñecas, durante largos períodos de tiempo).

Emplastos antinflamatorios y férulas

Además, podemos ayudar a que la muñeca mantenga su posición neutra con el uso de férulas, que en ocasiones se puede emplear durante el descanso nocturno. Farmacológicamente, con la toma de antinflamatorios y coadyuvantes analgésicos (carbamacepina, gabapentina, pregabalina, duloxetina, etc.) y emplastos locales.

Tratamiento mediante ejercicios de estiramiento

Ejercicios de estiramiento de la musculatura flexora del antebrazo y la muñeca (mano abierta apoyada sobre la pared con el antebrazo y brazo extendidos), realizados varias veces al día disminuyen la compresión del nervio mediano. Cada estiramiento se mantiene unos 15 segundos y se repite entre 8 y 10 veces.

Infiltraciones ecoguíadas

Además del tratamiento farmacológico, esta alternativa terapéutica resulta muy eficaz en manos expertas y según la severidad del STC. En una gran mayoría de casos, las infiltraciones ecoguiadas evitan la cirugía. Con ella, es posible intentar una disminución del tamaño de la vaina fibrosa y de los fenómenos inflamatorios acompañantes. Puedes ampliar la información sobre las ecografías músculoesqueléticas en otro artículo del blog.

infiltraciones-ecoguiadas-doctor-ponce

Gracias a la imagen que ofrece el ecógrafo, se evita dañar el nervio o los vasos. Este tratamiento no resulta doloroso, tiene la ventaja de mejorar la sintomatología de forma rápida, tras la infiltración y evitar la toma de medicamentos vía oral (antinflamatorios), que pudieran interferir con otros medicamentos que usted está tomando para otras patologías y evitar sus efectos secundarios (molestias gástricas, subidas de tensión arterial, etc.). Tras la misma, es posible que disminuya el dolor, pueda dormir y mover los dedos, en cuanto termine la misma.

Tratamiento quirúrgico

Elimina la compresión de la vaina que recubre las terminaciones nerviosas y vasculares de la muñeca de la mano afectada. Este tipo de intervención dura muy poco tiempo y suele realizarse con anestesia local y/o regional. La operación puede ser a cielo abierto o bien mediante endoscopia del canal del carpo.

En estos tipos de cirugía las incisiones se han descrito como clásica (> 4 cm), limitada (2–4 cm), mini incisión (1–2 cm), y percutánea (0.4–0.6 cm). Todas ellas exigen la anestesia de todo el brazo y dejar este sin riego, con isquemia. A los 10 días aproximadamente se retiran los puntos. El tiempo de baja laboral suele ser de 3 a 6 semanas según el tipo de trabajo.

Las complicaciones observadas son similares para ambas técnicas. Los riesgos más importantes de la cirugía, aunque escasos, son: lesión del nervio mediano, recurrencia del síndrome del túnel carpiano (aproximadamente un 10%), cicatriz dolorosa, reacciones alérgicas a los medicamentos, sangrado e infección.

sindrome-tunel-del-carpo-2-doctor-ponce