Viaje a las Estrellas (STAR TREK) en el Congreso de la SER 2014

La marca del buscador más poderoso del mundo: Google. Continua con su promoción eterna de sus Google glass. En esta ocasión en el Congreso SER. Durante mi asistencia a dicho Congreso, tuve ocasión de probar este objeto tan deseado y limitado para los amantes de la tecnología.

Su filosofía: Acercar las capacidades de un teléfono inteligente al ojo. La persona que las use, puede marcar su ubicación, compartir fotografías, recibir video llamadas, navegar en Internet, traducir a otros idiomas, buscar imágenes, ver la dirección que debe seguir para llegar a un destino, ver el pronóstico del tiempo, enviar un mensaje de texto, ver el estado de un vuelo y muchas otras actividades. Todo esto directamente con la voz del usuario. La comunicación con nuestro móvil se establece con wifi, y bluetooth. Aunque se espera que Google Glass tenga más aplicaciones, en este momento hay aplicaciones como: Mapas Google, Google Now, Google +, Gmail y otros servicios Google. Cuenta además con giroscopio, acelerómetro y, sensores de localización geomagnético (brújula), de luz ambiental y proximidad. Google Glass opera bajo el sistema operativo Android, cuenta con 16 GB de espacio de almacenamiento.

 

 

VIAJE A LAS ESTRELLAS (STAR TREK) EN EL CONGRESO DE LA SER 2014

doctorponce con Google glass en Congreso SER 2014

La marca del buscador más poderoso del mundo: Google. Continua con su promoción eterna de sus Google glass. En esta ocasión en el Congreso SER. Durante mi asistencia a dicho Congreso, tuve ocasión de probar este objeto tan deseado y limitado para los amantes de la tecnología.

Su filosofía: Acercar las capacidades de un teléfono inteligente al ojo. La persona que las use, puede marcar su ubicación, compartir fotografías, recibir video llamadas, navegar en Internet, traducir a otros idiomas, buscar imágenes, ver la dirección que debe seguir para llegar a un destino, ver el pronóstico del tiempo, enviar un mensaje de texto, ver el estado de un vuelo y muchas otras actividades. Todo esto directamente con la voz del usuario. La comunicación con nuestro móvil se establece con wifi, y bluetooth. Aunque se espera que Google Glass tenga más aplicaciones, en este momento hay aplicaciones como: Mapas Google, Google Now, Google +, Gmail y otros servicios Google. Cuenta además con giroscopio, acelerómetro y, sensores de localización geomagnético (brújula), de luz ambiental y proximidad. Google Glass opera bajo el sistema operativo Android, cuenta con 16 GB de espacio de almacenamiento.

Su diseño es futurista, una montura ajustable ligera de titanio, sobre la que se ensambla el resto de sus componentes (una batería – ¡ tan solo dura 5 horas !-, el sonido, una zona táctil, y un prisma óptico que hace de pantalla). Tienen poco peso y resultan cómodas. Para los que utilizamos gafas por prescripción médica, pueden ajustarse monturas de cristales graduados.

Para encenderlas no hay más que inclinar la cabeza hacia arriba, y la pantalla muestra las opciones y notificaciones que tenemos disponibles. No obstante, disponen de un sistema táctil en la patilla y un botón, para poder arrancar, movernos por los menús y poder seleccionar la aplicación que necesitemos abrir.Sorprende, su sistema de reconocimiento de voz, eso sí, en inglés, diciendo «ok Glass», se muestran las opciones que tenemos. Dispone de un sistema de transmisión del sonido mediante inducción ósea cuando termina patilla en apófisis mastoide. Una vez Glass estuvo activada, emprendí mi experiencia diciendo: “Take a picture” (Haz una foto), “Record a video” (Graba vídeo). Dije: “Google” para iniciar una búsqueda, “Get directions to…” (Guíame hacia…), “Send a message to…” (Enviar mensaje a…), “Make a call/videocall to…” (Hacer una llamada a…).

Tuve problemas para que me reconociera mis palabras a la perfección. No quiero pensar que fuese debido a mi mala dicción anglosajona (Mi gran intriga fue, sí hubiera respondido al comando de voz de la alcaldesa de Madrid) y al ruido ambiental del momento. No obstante, este tipo de interacción por voz con los dispositivos, se encuentra en sus inicios, personalmente casi nunca utilizo Siri en mi IPhone, y creo que no ha llegado a extenderse en la práctica cotidiana del quienes me rodean.

El prisma nos permite ver la pantalla, pero para ello, hay que mirar hacia arriba, perdiendo momentáneamente la vista que tenemos en frente. Se ve lo suficiente, como para leer nuestros mensajes. No obstante, creo que la lectura de textos largos debe ser dificultosa. Probablemente a medida que las vas usando te vas adaptando a ver la información con el ojo derecho y cada vez se vea con mayor comodidad. Por cierto, a veces cierro el ojo derecho, y no veo nada, debe ser por su mayor defecto de refracción en mi caso…

Aunque las imágenes de cámara que obtenemos pueden resultar adecuadas para el momento, son de baja calidad, pues su resolución es de menos de un megapíxel. La toma de imágenes se puede realizar por comando de voz, mediante tacto en la varilla o con un pestañeo o guiño, haciendo más sencillo y rápido el proceso. Quién me ha visto utilizar la opción del pestañeo, le dio la impresión que estaba coqueteando con mi colega de enfrente. Conviene considerar que sacar fotos o vídeos en lugares privados, restaurantes, reuniones, conversaciones íntimas, etc. puede ser éticamente cuestionable.

A pesar de cualquier cosa puede ser hackeada, los expertos afirman que con Google Glass siempre existe una posibilidad de ‘hackeo. Por ello, si estás preocupado por la seguridad, este dispositivo no es para ti.

Al igual que el iPhone o el iPad nos permite navegar tumbados en el sofá, en la cama, en medios o lugares públicos, las Google Glass entiendo que podrían tener una utilidad específica para determinados trabajos entre ellos la Medicina, la enseñanza, el intercambio de opiniones y en un futuro con la integración de los sistema de gestión aplicados a la administración pública, acceder rápidamente a la historia médica del paciente sin necesidad de interrumpir el encuentro con el mismo, tanto en una consulta, como en situaciones de emergencia sanitaria, accediendo a su historial clínico, sus alergias y la disponibilidad de quirófanos sobre la marcha y, todo ello sin “perder contacto visual”

Una de las principales ventajas de Google glass es la facilidad para grabar lo que se está viendo en el momento, por ello, en mi vida cotidiana me gustaría usarlas mientras voy con la bicicleta o corriendo.

Puede que con mi teléfono móvil ya tenga suficiente. Al fin y al cabo nací en tiempos analógicos. Resultó más coetáneo con mi época de juventud el casco de realidad virtual. Esté ya lo probé en otras situaciones, y me dejo trastornado el sentido de la verticalidad. Aquí en el Congreso, una buena idea para ponerse en la “piel del paciente”. Más allá de lo evidente, existen situaciones, circunstancias y emociones detrás de cada enfermo que hay que saber descubrir con respeto y generosidad.

doctorponce con casco de realidad virtual en Congreso SER 2014

Al fin y al cabo, la comunicación se asemeja al amor: Un servicio que contribuye a que uno se realice y realiza a quien la hace.

Al igual que una sobredosis de compañía conduce a la verdadera soledad, una sobredosis de noticias informaciones y otros datos pueden llevarnos al desinterés y la ignorancia del mundo que nos rodea.

Personalmente, prefiero la comunicación hablada y a ser posible vis a vis. ¿Quién conoce, una expresión más directa que el acercamiento?, y ¿Lazos más fundados e íntimos que el tacto?. Manejemos con prudencia la comunicación virtual, pues en algunos casos, nos encapucha; corta los hilos de la simpatía, de la solidaridad, y de las relaciones espontáneas.