Calidad de vida y enfermedades reumaticas, un enfoque biopsicosocial

Las enfermedades reumáticas (ERs) son la causa más común de DOLOR CRÓNICO Y DISCAPACIDAD FISICA en la población general.

Casi el 40% de los pacientes que acuden a consulta presentan DOLOR NO CONTROLADO. Una de cada 5 personas de la población general padece de alguna dolencia reumática. Estas enfermedades afectan más a las mujeres que a los hombres.

Estas son las enfermedades reumáticas más frecuentes: Artrosis Lumbar (15,52% de la población), Artrosis de rodillas (13,83%), Artrosis cervical (10,10%), Artrosis de mano (7,73%), Artrosis de cadera (5,13%), Fibromialgia (2,45%), Gota (2,4%), Fractura osteoporótica (1,83%), Artritis Reumatoide (0,82%), Artritis Psoriásica (0,58%), Espondilitis Anquilosante (0,26%), Síndrome de Sjögren (0,33%), Lupus Eritematoso Sistémico (0,21%).

COMO AFECTAN A LA PERSONA

Las ERs afectan a nivel personal tanto FÍSICA, PSIQUICA, SOCIAL Y LABORALMENTE. Ocasionando:

  • DOLOR. Generalmente crónico, cursa con exacerbaciones, con el tiempo se añaden características neuropáticas y alodinia.
  • FATIGA. Cansancio ante mínimas sobrecargas, fatigabilidad, agotamiento y escasa mejora con el reposo. Fatiga física y psíquica cognitiva.
  • ALTERACIONES DEL SUEÑO. Díficultad para conciliar el sueño por dolor, despertares precoces con los cambios posturales, que provocan dolor y molestías. Sueño no reparador.
  • DISFUNCIÓN SEXUAL, el 50% de los pacientes reumáticos tienen problemas en sus relaciones sexuales.
  • LIMITACIONES EN LA MOVILIDAD y DEPENDENCIA de otras personas para hacer sus quehaceres.
  • LIMITACIONES LABORALES. Muchas personas se ven obligadas a abandonar su trabajo por las limitaciones que provocan en las tareas fundamentales de su profesión.
  • LIMITACIONES PARA LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA
  • ALTERACIONES PSICOLÓGICAS. Disminución de la autoestima, tristeza y síntomas ansioso-depresivos, provocados por:
    • Las limitaciones que provoca la enfermedad.
    • Las creencias sobre el pronóstico de la enfermedad y el futuro personal incierto.
    • Escaso apoyo en el entorno social, familiar y/o sanitario.
    • Actitud personal catastrofista.
  • CAMBIOS EN LAS RELACIONES SOCIO-FAMILIARES: Existe una disminución de las actividades de ocio o placenteras. Se sale menos de casa (se viaja menos, se come menos fuera de casa, se va menos al cine o de compras). Se disminuyen las reuniones con amigos (por imposibilidad de aguantar 2-3 horas sentados con posturas mantenidas en el mismo sitio. Se mantienen menos relaciones sexuales.

COMO AFECTAN AL ENTORNO FAMILIAR

Existe un cambio de roles en el ambiente familiar. El resto de los miembros familiares deben de asumir las tareas que deja de realizar el enfermo. Esto lleva en muchos casos a rupturas en la familia y en la pareja.

Un escaso apoyo familiar entorpece la recuperación.

TRATAMIENTO

Las ERs, requiere de un abordaje multidisciplinar, un manejo terapéutico de síntomas de otros órganos y sistemas no relacionados directamente con el aparato locomotor (fármacos para el dolor, el aparato digestivo, la fatiga, el sueño, los síntomas ansioso-, depresivos, etc.).

El tratamiento integral de las ERs debería de enfocarse no solo al tratamiento de la enfermedad y sus limitaciones físicas, sino también en las psíquicas, sociales y laborales.

UN ENFOQUE BIOPSICOSOCIAL, en el que se tenga en cuenta todos los factores de la vida que le afectan al paciente, y no solo el físico.

La relación médico-paciente es fundamental. Facilitando al enfermo la información para un mejor control de su enfermedad, haciéndole participe en su recuperación, mejorando el cumplimiento y la adherencia a los tratamientos y afrontando juntos la enfermedad para unas mayores garantías de éxito.

Consideramos que un tratamiento exclusivo de la enfermedad, sin tener en cuenta los factores sociales, laborales y/o familiares en los que se desenvuelve el paciente, resulta insuficiente para mejora la calidad de vida de nuestros pacientes.