Desmintiendo a los coronabulos

Es nuestro compromiso de educar a los pacientes y a su entorno en el uso de prácticas que han demostrado disminuir el contagio y, desmentir los bulos y rumores que giran en torno a la enfermedad por COVID-19, realizo un resumen de las preguntas más frecuentes que nos realizan.

 

¿QUE SABEMOS?

La transmisión del virus COVID-19 es a través de personas infectadas a través de las gotitas expulsadas al toser o al hablar y, al contacto con superficies en el entorno inmediato o con objetos utilizados por el infectado (p. ej., estetoscopio).

El virus no se puede transmitir por picadura de mosquitos. Tampoco hay evidencia de contagio a través de los alimentos.

SÍNTOMAS DE SOSPECHA (Dos o más de ellos):

  • Fiebre de 37.5 Cº o más,
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Dificultad respiratoria
  • Falta de olfato o gusto (anosmia/disgeusia),
  • Junto con el hecho de que esa persona haya estado en los últimos 14 días en contacto con casos confirmados de COVID-19 o antecedentes de viajes a otros países o comunidades infectadas.

El control de la temperatura en aeropuertos mediante termómetros para identificar infectados es ineficaz.

NO PREVIENE DE LA ENFERMEDAD y puede ser peligroso.

  • Pulverizar lejía u otros desinfectantes sobre el cuerpo
  • Lámparas de luz ultravioleta (UV) para desinfectar las manos
  • Exponerse al sol a altas temperaturas.

FACTORES DE RIESGO PARA UNA MAYOR GRAVEDAD DE LA ENFERMEDAD:

  • Varón
  • >60 años
  • Obesidad
  • Hipertensión
  • Enfermedad crónica (AR, LES)

LAS MEJORES MEDIDAS DE PROTECCIÓN SON:

  • Mantener la distancia de entre 1,5 y 2 metros.
  • Lavado de manos con jabón o soluciones alcohólicas normalizadas.
  • Distanciamiento social
  • Evitar lugares cerrados, viajes innecesarios.
  • Uso de mascarillas:
    • Las mascarillas desechables, no deben reutilizarse, hay que cambiarlas cuando se humedezcan.
    • No es conveniente llevar mascarilla para hacer ejercicio físico: El sudor durante el ejercicio favorece la humidificación de la mascarilla y la proliferación de microorganismos.
    • La mascarilla no provoca intoxicación por CO2ni hipoxia
    • Las pantallas de protección facial, no son tan eficaces como las mascarillas para evitar el contagio, o la diseminación del virus.
  • Vacunaciones (gripe, neumococo).

TRATAMIENTO

Actualmente no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir la COVID-19.

  • La HIDROXICLOROQUINA no es eficaz contra el coronavirus. En pacientes hospitalizados se incremento la producción de arritmias y paro cardiaco.
  • LOPINAVIR-RITONAVIR (tratamiento antivirales comúnmente utilizados para tratar el VIH). No han demostrado disminuir la mortalidad, ni en la reducción de los síntomas.
  • RENDISIVIR mejora los síntomas, pero no ha llegado a demostrar que disminuya la mortalidad.
  • La DEXAMETASONA disminuyen la mortalidad en los pacientes graves.
  • TOCILIZUMAB, no llego a mejorar el estado clínico en pacientes hospitalizados con neumonía grave asociada a COVID19.
  • La TERAPIA CON PLASMA DE CONVALECIENTE parece disminuir la mortalidad, aunque sigue siendo un tratamiento experimental y no está aprobada.
  • VACUNAS: En el momento actual, existe una gran expectación por los ensayos que se están efectuando para conseguir una vacuna contra el COVID-19. Unas 28 vacunas contra el SARS-CoV-2 (9 en China, 5 EEUU, 2 Alemania, 2 Inglaterra, 1 Japón,…) se encuentran en desarrollo. En su desarrollo existen varias fases:
    • La ETAPA PRECLÍNICA se hace con células aisladas y animales.
    • La ETAPA CLÍNICA la vacuna se prueba en seres humanos voluntarios para evaluar su eficacia y seguridad. Esta etapa clínica tiene tres fases.
    • En la primera, se inyecta el medicamento a decenas de voluntarios para averiguar, su toxicidad y ver si es capaz de estimular la formación de anticuerpos.
    • En la fase 2, se amplía el conocimiento sobre seguridad, eficacia, dosis, frecuencia de vacunación.
    • En la fase 3, ya son miles de personas las que participan y la vacuna es comparada con un placebo para ver si realmente protege a la persona vacunada. En esta etapa, se evalúan también posibles efectos secundarios, no advertidos en las fases anteriores.
    • Una vez concluida esa fase, empieza el proceso de producción la mejor manera de almacenar, transportar y distribuir la vacuna a quienes la necesiten.

Los resultados de la vacuna rusa, no han sido publicados, ni sometida a revisión crítica por pares y por tanto no reúne tiene la aprobación de las Agencias de Salud Internacionales. La mayoría de las vacunas se encuentran en fase 2.

¡¡¡ Pero, sí te queda alguna duda pregunta !!!