Corticoides

 

CORTICOIDES

La historia de los corticoides comienza con la descripción que Thomas Addison (1793-1860) sobre la Enfermedad Addison (Una enfermedad debida a una insuficiencia de la glándula suprarrenal y de la producción de cortisona). En 1925 el Reumatólogo S. Hench (1896–1965), y posteriormente Kendal utilizaron por primera vez la cortisona con gran eficacia en los pacientes con artritis reumatoide. Desde entonces estos productos se utilizan en reumatología (Prednisona, Metilprednisolona, Triamcinolona, Dexametasona, Delflazacor)

Son potentes antinflamatorios y constituyen una alternativa a los antinflamatorios no esteroideos. Se utilizan en el control de brotes inflamatorios, evitan la formación de erosiones en las artritis. Es la base del tratamiento de enfermedades como la Polimialgia Reumática y en el control de las vasculitis o el lupus eritematoso sistémico.


No obstante es necesario tener en cuenta sus efectos secundarios a largo plazo. Prevenirlos cuando es necesario una terapia prolongada. Habitualmente se utilizan por periodos de tiempo breves como terapia puente antes que inicien su actividad los fármacos modificadores de enfermedad (FAMES).