La bursitis trocantérea

La bursitis trocantérea, o trocanteritis, es el dolor que se presenta en la parte externa de la cadera, a nivel del trocánter mayor, que se encuentra localizado en la zona superior fémur y es la parte más prominente de la cadera.

CAUSAS

Se produce por una inflamación de las bursas situadas alrededor del trocánter mayor. Dichas bursas se sitúan entre los tendones del glúteo mayor, medio y menor en su inserción en la parte posterolateral del trocánter. Dichas bursas permiten el deslizamiento de unos tendones sobre otros y el tensor de la fascia lata.

Generalmente está producida por PROBLEMAS MECÁNICOS del entronque de la zona lumbosacra con los miembros inferiores.

  • Por tanto, las artrosis de estos segmentos (caderas, rodillas, tobillos o problemas del pie (plano, valgo, fascitis plantares, juanetes, etc.) o
  • Las dismetrías, ocasionan una mala deambulación, hacen que estos músculos estén tensionados, y con una mala distribución de cargas, que ocasionan tracciones continuas y microtraumatismos en su lugar de agarre el trocánter.
  • La obesidad, suele predisponer a su padecimiento, por la mayor sobrecarga las articulaciones de los miembros inferiores y la zona lumbar.

SINTOMAS

Se presenta como un dolor en la cara lateral de la cadera, de características mecánicas, de larga evolución, que se empeora con la deambulación, subir o bajar escaleras, o el paso de la sedestación a la bipedestación. Dolo con los cambios posturales en la cama.
A la exploración es característico: Un dolor selectivo a la palpación de la zona y con las maniobras contrarresistencia de separación (abducción) de caderas.

DIAGNÓSTICO

La clínica suele ser suficiente para llegar al diagnóstico.
En casos crónicos en las radiografías se aprecian desflecamientos periósticos, irregularidades de la superficie del trocánter o calcificaciones peritendinosas de los tendones que se insertan en el trocánter.

La ecografía es útil para confirmar el diagnóstico y a la hora de realizar infiltraciones ecoguíadas.
No son pruebas costo-eficaces en su diagnóstico la gammagrafía, el TAC o la RMN.

TRATAMIENTO

  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento
    • Glúteos,
    • Isquiotibiales
    • Musculatura lumbar baja.
  • Calzado adecuado.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Reeducación de la marcha.
  • Infiltraciones.

En nuestra consulta es habitual encontrar esta patología, generalmente parasita de otras enfermedades reumáticas, que suele ser resistente al tratamiento, y se cronifica si no se realiza el tratamiento adecuado.