Denosumab (Prolia 60 mg®): Un nuevo tratamiento para la osteoporosis

El mecanismo de actuación de los bifosfonatos es fijarse químicamente a la hidroxiapatita cálcica en los huesos y reducir de esta forma la resorción ósea al bloquear la función y supervivencia de los osteoclastos, pero no su formación.
Denosumab es un anticuerpo monoclonal totalmente humano frente al ligando del receptor activador del factor nuclear kappa-B (RANKL) –una citocina esencial en la formación, función y superviviencia de los osteoclastos. Tanto RANKL, como RANK pertenecen a la superfamilia de factores de necrosis tumoral que se expresan en diversas células linfoides – que, al bloquear su unión al RANK, inhibe el desarrollo y actividad de los osteoclastos, disminuyendo también la resorción ósea y aumentando la densidad ósea.

El estudio FREE-DOM (Evaluación de la Reducción de Fracturas con Denosumab cada 6 meses en Osteoporosis, de las siglas en inglés de Fracture Reduccition Evaluation of Denosumab in Osteoporosis Every 6 Months) 1 mostró que Denosumab administrado por vía subcutánea dos veces al año durante 36 meses se asoció a una reducción del riesgo de fracturas vertebrales, no vertebrales y de cadera en mujeres con osteoporosis.
La magnitud de la reducción del riesgo de fractura vertebral observada con denosumab resultó similar a la descrita con la administración de zoledronato y parece superior a la observada con fármacos orales en el tratamiento de la osteoporosis. Para las fracturas no vertebrales, la reducción del riesgo con denosumab resultó similar a las descritas con alendronato, risedronato y ácido zoledrónico. Sin embargo, las comparaciones sobre eficacia tienen limitaciones ya que no se han realizado ensayos clínicos comparativos directos con tratamientos activos que comparen la tasa de reducción de fracturas asociada a denosumab y a los bifosfonatos, además de que las poblaciones de los estudios en uno y otros fármacos varían.
Como mínimo el 50% de los pacientes interrumpen el tratamiento con bifosfonatos orales durante el año posterior a su prescripción. Las inyecciones subcutáneas dos veces al año podrían mejorar la adherencia al tratamiento.
Denosumab aumentó cerca del un 9% la densidad mineral ósea en la columna vertebral lumbar y cerca de un 6% en la cadera total.

Con el tratamiento con bifosfonatos se han notificado casos de falta de consolidación de fracturas y osteonecrosis de mandíbula en series de casos clínicos postcomercialización. En este estudio no se notificaron diferencias significativas con respecto al placebo (Infecciones, cáncer, osteonecrosis de mandíbula, epsodios cardiovasculares, etc.). Se notificaron un 3% de casos de eczema en el grupo con denosumab, frente al 1,7% en el grupo placebo (p<0,001). Doce personas (0,3%) del grupo con de denosumab comunicaron acontecimiento adversos graves por celulitis, en comparación con 1 persona (0,1%) del grupo placebo (p=0,002). Sin embargo, no existieron diferencias significativas de este acontecimiento adverso por celulitis en el global de los acontecimientos.

BIBLIOGRAFIA
1. Cummimgs SR, San Martin Javier, McClung MR, Siris ES, Eastell R, Reid IR eet al.Fracture Reducción Evalutation of Denosumab in Osteoporosis Every 6 Months. N Engl J Med 2009; 361:756-65